Las oportunidades del miedo

27 de agosto de 2015

Las dudas sobre el ritmo del crecimiento mundial, y algunos factores más, como la posibilidad de que la FED suba los tipos en septiembre, o la crisis griega, está poniendo en jaque a las bolsas mundiales. La incertidumbre no gusta a los mercados, dispara la volatilidad y los movimientos se aceleran, aumentando el temor de muchos inversores a tener importantes perdidas en su patrimonio.

Creo que, como tantas veces, en esta ocasión se trata de un reacción excesiva, los datos macro no se han deteriorado tanto como para que los mercados se desplomen. No creo que el panorama del crecimiento económico mundial vaya a cambiar radicalmente y entremos en una nueva recesión.

En este incremento de la volatilidad, creo que también influye la época del año en la que estamos, en verano el volumen de transacciones es menor y ante un aluvión de ventas los precios se sujetan peor que en momentos en los que hay más volumen de contratación.

Dicho esto, creo que no es momento para vender, más bien al contrario, es un buen momento para que los inversores que tengan liquidez tomen posiciones de manera pausada y prudente, comprando a precios más baratos que hace unos meses.

La renta variable es una parte muy importante en las carteras, pero hay que asumir que tiene una volatilidad alta y hay momentos en los que tenemos que hacer lo contrario de lo que nos piden nuestras emociones.

Cuando el pesimismo se apodera del mercado es cuando se producen las mejores oportunidades, no es nada nuevo, pasa en todos los mercados, simplemente es difícil ponerlo en práctica cuando ocurre.

Ya lo dice dice Warren Buffett: “Se temeroso cuando los demás sean avariciosos y se avaricioso cuando los demás sean temerosos”

 

  •  
  •  
  •  

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad